Sunday, October 23, 2005

SANTA MARIA DE IQUIQUE

EL DIA LUNES 7 DE NOVIEMBRE SE PRESENTARA LA OBRA: " SANTA MARIA DE IQUIQUE ( SOBRE LA HUELLA DE LA FLORES NEGRAS)" DE LA ACADEMIA DE TEATRO DEL COLEGIO HISPANOCHILENO EL PILAR DE CURICÓ.
LUGAR
GIMNASIO COLEGIO EL PILAR
HORA
21:00
VALOR
$ 1.000
FUNCION A BENEFICIO DE LA ALUMNA FRANCISCA HERRERA.

Friday, September 30, 2005

ENSAYO DE NUESTRO PROXIMO ESTRENO


PARA EL 11 DE OCTUBRE DEL 2005 A LAS 21:00 SERÁ EL ESTRENO DE LA OBRA: "SANTA MARIA DE IQUIQUE ( SOBRE LAS HUELLAS DE LAS FLORES NEGRAS)".
GIMNASIO COLEGIO HISPANOCHILENO EL PILAR DE CURICÓ

Wednesday, September 28, 2005


DESDE LAS 17:00 HORAS DEL 13 DEL OCTUBRE DEL 2005 REALIZAREMOS EL PRIMER CARNAVAL DE MASCARAS POR LA CALLES DE CURICÓ. EN EL EVENTO PARTICIPAN LOS ALUMNOS DEL COLEGIO HISPANOCHILENO EL PILAR DE CURICÓ.

Saturday, September 17, 2005

MUESTRA DE PICTOFOTOGRAFIA COLEGIO EL PILAR DE CURICÓ


Para el mes del octubre del 2005, estamos preparando la Primera Muestra de Pictofotografías del Colegio El Pilar de Curicó. Este un trabajo preparado por las Alumnas de la Acádemia de Teatro del Colegio Hispanochileno El Pilar de la Ciudad de Curicó. En la producción general se cuenta con el apoyo de Paulina Vidal Swett ( Actriz), Sergio Balut ( Fotografo y escritor), Cristian Arriagada ( Fotografo) , Margarita Soto ( Montaje ) y Mauricio Vergara ( Director Acádemia de Teatro). Los textos han sido creados por Noemi Herrera.

Sunday, September 11, 2005

Montaje Teatral: Made in Chile:( Escenas de la vida cotidiana)


Afiche promocional del montaje presentado por los alumnos(as) de la acádemia de Teatro del Colegio Inmaculada Concepción de Curicó.

Saturday, September 10, 2005

EL TEATRO COMO HERRAMIENTA DE INTERVENCION EN LOS ESTILOS Y ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE , DE JOVENES DE ENSEÑANZA MEDIA

EL TEATRO COMO HERRAMIENTA DE INTERVENCIÓN EN LOS ESTILOS Y ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE , DE JÓVENES DE ENSEÑANZA MEDIA.


AUTORES: EUGENIO SAAVEDRA G.[1] – MAURICIO VERGARA E.[2]

1.- OBJETIVO GENERAL:

“Describir y Comparar los estilos y estrategias de aprendizaje, de jóvenes de enseñanza media, de ambos sexos, que asisten a un curso de teatro, en una muestra de la ciudad de Curicó, a través del test LSI de David Kolb”.


2.- OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

1.- Describir los estilos y estrategias de aprendizaje de una muestra de jóvenes entre 14 y 18 años de la ciudad de Curicó.

2.- Describir los estilos y estrategias de aprendizaje de mujeres, entre 14 y 18 años de la ciudad de Curicó.

3.- Describir los estilos y estrategias de aprendizajes de hombres, entre 14 y 18 años de la ciudad de Curicó.

4.- Comparar los estilos y estrategias de aprendizaje de mujeres y hombres, entre 14 y 18 años, de la ciudad de Curicó.

5.- Describir los estilos y estrategias de aprendizaje de los jóvenes de la muestra, que asisten o no al curso de teatro de su colegio.

6.- Comparar los estilos y estrategias de aprendizaje de los jóvenes de la muestra, que asisten o no al curso de teatro de su colegio.

7.- Comparar las mediciones de estilos y estrategias de aprendizaje, antes y después de la intervención del curso de teatro.


3.- ANTECEDENTES TEORICOS.


3.1.-EL TEATRO COMO HERRAMIENTA DE INTERVENCIÓN ESCOLAR.


El arte no es un sector aislado de la experiencia humana. Está íntimamente ligado con el desarrollo del ser humano y de sus posibilidades de conocimiento e interacción con lo social y lo cultural (Harris, 2001). A partir de esta afirmación , podemos señalar que la expresión dramática es mucho más que la simple presentación de una obra teatral, sino más bien , constituye un gran aporte a la formación integral de la persona y es una magnifica herramienta para educar la percepción y el conocimiento de la realidad. Sin embargo , para lograr este objetivo se requiere una metodología adecuada y que ha sido diseñada desde área de la pedagogía teatral . Su aporte constituye una respuesta educativa a la necesidad de mejorar el proceso de aprendizaje y el desarrollo social y cultural de las personas.

La pedagogía teatral surge en Europa como una respuesta educativa a la necesidad de renovar metodologías que optimizaran el proceso de aprendizaje, profundamente alterado por la segunda guerra mundial y sus consecuencias en el ámbito social, cultural, político y económico. Dicho campo de acción se constituye como un aporte concreto para apoyar el proceso de transición, desde la concepción conductista imperante hacia una visión personalizada de la educación. Entre sus áreas de inserción se pueden destacar las siguientes: Al interior del sistema educativo ( como herramienta pedagógica o como curso de expresión dramática), al exterior del sistema educativo ( como taller del teatro extraprogramático); en el ámbito terapéutico (Entendido como el uso intencional y sistemático del proceso drama/teatro para alcanzar el crecimiento y cambio psicológico y social. ), recreativo y como herramienta pedagógica en el área de la capacitación laboral (Harris, 2001).

Independiente de los ámbitos de inserción y su objetivo en el proceso educativo, su acción se articula a partir de ejes centrales en las que se destacan: la de ser una pedagogía activa, la de dar prioridad a la vocación humana por sobre la vocación artística, la de promover el respeto por la naturaleza y las posibilidades objetivas de los niños y la de dar prioridad al proceso de aprendizaje por sobre el resultado artístico- teatral (Díaz, 2000).

Su incorporación al sistema educativo ha tenido un largo recorrido. Durante este caminar , se ha caracterizado por buscar en el teatro un nuevo recurso de aprendizaje, motivador de la enseñanza, facilitador de la capacidad expresiva, contenedor de la diferencia, ente de sanación afectiva y proveedor de la experiencia creativa. El teatro ofrece la posibilidad de madurar personalmente mediante la representación simbólica de situaciones de la vida real, pero no se limita tan solo a esto, sino que también puede establecer una magnifica relación entre la realidad y el mundo de la imaginación y de la expresión literaria. Lo más importante no es el simple hecho de montar un espectáculo o una representación, sino la calidad del proceso de aprendizaje, proceso que tendrá que proporcionar al niño estímulos tales que susciten en él una investigación sobre sus propias necesidades expresivas, comunicativas e interactivas (Laguna, 2000).

Al mismo tiempo, las diferentes opciones individuales surgidas de tales estímulos tienen que ser expuestas e integradas en el grupo. El teatro es también un trabajo en equipo. Por ello debe fortalecerse un clima de comunicación basado en una relación de confianza mutua entre las personas de tal manera que sea una experiencia gratificante.

Sin duda que el plus de esta propuesta esta contenida en su metodología activa. A través de ella se crean las condiciones de posibilidad que permitirán al niño ir desarrollando habilidades y destrezas a través de juegos , ejercicios y técnicas de sensibilización, de creatividad vocal, de creatividad corporal y de expresión dramática que pueden llegar a modificar y/ o potenciar los procesos cognitivos de discriminación, atención, memoria, imitación conceptualización y resolución de problemas, así como también los estilos de aprendizaje de los alumnos.


3.2.- LOS ESTILOS DE APRENDIZAJE.

El comienzo del nuevo milenio ha hecho emerger grandes y significativas transformaciones en el ámbito educacional. Concientes de lo anterior educadores y profesionales de la educación intentan perfeccionar el proceso de enseñanza – aprendizaje, tratando de lograr mayor efectividad y comprensión en los aprendizajes logrados por los alumnos.

Todo lo anterior ha derivado en una constante preocupación del profesorado, ya no tan sólo, en cuestiones relativas a los objetivos y contenidos a trabajar con los alumnos, sino a centrar su reflexión en la propia práctica y en las variables motivacionales involucradas. Esto nos lleva inevitablemente al campo de las metodologías y estrategias didácticas que desarrollen una clase más atractiva y que atienda a la diversidad del alumnado (Fernández, 1993).

En esta dirección, la problemática del aprendizaje debe asumir que cada sujeto responde a maneras particulares de aprender, ya que poseen diferentes estilos a la hora de enfrentar la resolución de un problema (Coll, 1994).

La investigación en torno a los Estilos de Aprendizaje, está teniendo grandes implicancias para los diseños de metodologías que faciliten la adecuación del desarrollo de los contenidos, ajustándolos a las características de los alumnos, generando mayores niveles de satisfacción en los escolares y también mejoras en el rendimiento académico (Pozo, J. 1996). Del mismo modo el uso de las tecnología de la información y en especial la influencia de los computadores en la resolución de problemas, ha sido estudiada con la finalidad de corroborar el impacto de estos medios en los procesos cognitivos y motivacionales de los estudiantes (Bacaicoa, 1996; Henson, 2000).

Las primeras definiciones de Estilos de Aprendizaje, datan de los años 50 del siglo recién pasado y los conceptualizan como la expresión de formas particulares de percibir y procesar la información disponible para el sujeto. Definiciones más recientes amplían el significado agregando que se trata de comportamientos distintivos que sirven como indicadores para adaptarse al ambiente, y que involucran procesos cognitivos, afectivos y fisiológicos (Schmeck, 1988; Williams, 1995).

Uno de los modelos teóricos de mayor relevancia es el propuesto por el psicólogo norteamericano David Kolb, en la década de los 80, que consideraba que los estudiantes podían ser clasificados según su estilo cognitivo y las estrategias de aprendizaje que usaban. En este sentido, Kolb plantea que las personas pueden captar la información o la experiencia a través de dos vías básicas: la concreta, llamada por él “Experiencia Concreta” y la abstracta, denominada “Conceptualización Abstracta”.

Del mismo modo, Kolb señala que al procesar la información la persona que ha percibido puede filtrar dicho estímulo y crear nuevos significados, lo que llamó “Observación Reflexiva”. En tanto su opuesto sería la “Experimentación activa” propia de aquellas personas que toman la información realizando una aplicación inmediata de ella ( Rivas, 1995).

Según la tipología de Kolb, los estudiantes pueden clasificarse en cuatro estilos, a saber: los divergentes, que se caracterizan por percibir la información por medio de experiencias reales y concretas y la procesan reflexivamente; los convergentes, que perciben la información de forma abstracta – conceptual y la procesan por la vía de la experimentación activa; los asimiladores, también perciben la información de manera abstracta pero la procesan de manera reflexiva y finalmente los acomodadores que perciben la información de manera concreta y la procesan activamente (Rivas, 1995).

Lo anterior puede entenderse como estilos preferentes de un sujeto o también como parte de un proceso con cuatro fases, que puede ser influido por la intervención de las metodología aplicadas y también por el uso de tecnologías de la información (Henson, 2000):

De esta manera podremos caracterizar a nuestros alumnos de la siguientes forma (Alonso, 1994):

1.- Alumno Activo: Creador, improvisador, descubridor, arriesgado, espontáneo, renovador, generador de ideas, protagonista.

2.- Alumno Reflexivo: Ponderado, concienzudo, receptivo, analítico, observador, detallista, elaborador de argumentos, investigador.

3.- Alumno Teórico: Metódico, lógico, objetivo, estructurado, planificado, sistemático, razonador, perfeccionista, disciplinado.

4.- Alumno Pragmático: Experimentador, práctico, directo, eficaz, realista, técnico, organizado, solucionador de problemas.

Cada uno de estos estilos descritos, se beneficiarán en mayor o menor medida, de acuerdo a las metodologías aplicadas y la coherencia entre los estilos docentes y los estilos cognitivos de los alumnos (Saavedra, 2002).

Finalmente David Kolb nos provee de un práctico instrumento, que nos acerca al diagnóstico de los Estilos Cognitivos, de adolescentes y adultos, a través del “Learning Style Inventory” (L.S.I.), que nos permite clasificar en cuatro tipos de Estrategias de Aprendizaje y al articular dichas estrategias, nos permite conocer cuál es el Estilo de Aprendizaje predominante de entre cuatro posibles.

4.- BIBLIOGRAFÍA:
· Alonso, C. (1994) “Los estilos de aprendizaje: procedimientos de diagnóstico y mejora”, Ediciones Mensajero.
· Bacaicoa, F. (1996) “La construcción de conocimientos”, Edit. Universidad del País Vasco.
· Bercebal, Fernando. Un Taller de Drama, Ñaque, España, 2000
· Cárdenas, G.M. Dirigir Teatro, Naque, España, 2000.
· Coll, C. (1994) “El análisis de la práctica educativa”. Revista Tecnología y comunicación Educativa, año 9, N° 24.
· Díaz, J. Repertorio de Teatro Escolar, RIL, Santiago.2003
· Díaz, J. y Genovese, C. Manual de Teatro Escolar, Salesiana, Santiago. 2000.
· Dobbleleare, G. Pedagogía de la Expresión, Nova Terra, Barcelona, 2000
· Eines, J. y Mantovani, A., Teoría del Juego Dramático, Ministerio de Educación, Instituto Nacional de Ciencias de la Educación, Madrid, España.1999.
· Encarna, Laguna. Como desarrollar la Expresión a través del Teatro. Barcelona, CEAC, 2000.
· Errázuriz, Luis. La Necesidad y el Papel del Arte en la Educación, DIUCC, Santiago. 1998
· Fernández, A.J. Dramatizaciones de Mitos y Leyendas Griegas, Ñaque, España, 2000.
· Fernández, L (1993) “Educación y personalidad”, Rev. Educación y Ciencia, Vol. 2, N° 7.
· Finchelman, María. Expresión Dramática Infantil, Plus Ultra, Buenos Aires.2000
· García-Huidobro, V. Manual de Pedagogía Teatral, Andes, Santiago.2004
· Grotowski, J., Hacia un Teatro Pobre, Siglo XXI, México.2000
· Harris, Marvin. Antropología Cultural. Salamanca, Alianza, 2001.
· Henson, K.; Eller, B. (2000) “ Psicología Educativa para la Enseñanza Eficaz”, Thomson Editores.
· Johnstone, K. Impro:Improvisación y el Teatro, Cuatro Vientos, Santiago.2000.
· Keefe, J. (1990) “Developing a Defensible Larning Style Paradigm.Manchen, Francisco. La Creatividad en la Educación, Escuela Española, España.2000
· Mantovani, A. Juegos de Expresión Dramática, Naque, España, 2000
· Pereta, Rosa. Creatividad Teatral, Didáctica Alambra, Madrid, España.2002.
· Saavedra, E. ; Olivera, E. (2002) “Perfil Cognitivo Emocional de los alumnos de la Universidad Católica del Maule y su relación con el perfil esperado por sus docentes”. Rev. de Tecnología Educativa. Vol. XIV, Nº 4 ISSN 0259-5400. CPEIP – OEA.
· Sánchez, R. El Pensamiento Perceptual y Expresión Perceptuante, Santiago.2003.
· Schmeck, R. (1988) “ Individual differences and learning strategies”, New York, Academic Press.
· Sotoconil, Rubén, Teatro Escolar, Austral, Santiago.1999
· Stanislavsky, Constantin. Preparación del Actor, Psique, Buenos Aires.2000.
· Williams, L. (1995) “Aprender con todo el cerebro”, Edit. Martinez Roca.
· ----------------------, Prontuario de Teatro Escolar, Planeta, Santiago, 1998
· ----------------------, Prontuario del Teatro. Manual y Vocabulario, Planeta, Santiago, 1999.
[1] Psicólogo, Licenciado en Psicología, Magíster en Investigación Educativa, Doctor en Educación.

[2] Actor, Director Teatral, Pedagogo Teatral. Magíster en Ciencias Sociales.

Sunday, September 04, 2005

Pedagogía Teatral para los Colegios y Escuelas

El teatro es una herramienta muy positiva que permite expresar emociones, sentimientos, ideas, pensamientos, etc.; potencia el conocimiento del cuerpo y de la voz; estimula la memoria, la capacidad de observación y la imaginación, y entrena en la práctica colectiva de la comunicación. Desde esta perspectiva, el juego dramático adquiere un valor educativo importante, que permite desarrollar globalmente un conjunto de actitudes, procedimientos y conceptos interdisciplinarios que no se podrían trabajar aisladamente y que ayudan al alumno a tomar conciencia de la realidad social y cultural que lo envuelve. Para lograr esto se requiere una metodología adecuada. En este sentido, la pedagogía teatral constituye una respuesta educativa a la necesidad de mejorar la metodología que optimiza el proceso de aprendizaje y ser un aporte significativo al desarrollo social y cultural de los alumnos.

Pedagogía Teatral y Educación

La Pedagogía Teatral constituye un aporte significativo para el aprendizaje.